miércoles, 16 de diciembre de 2020

Refinería de sal

 

Este reportaje ilustra los restos de una fábrica de sal y la vivienda de su gerencia, y podría considerarse como la segunda parte del vídeo “Una mina abandonada”, que trata sobre la explotación de sal en las minas y su traslado hasta el punto de refinado.



 

Quien tiene la suerte de trabajar percibe un salario mensual. Hay quien dice salario, hay quien dice sueldo. Porque nuestro idioma es riquísimo en lo que a sinónimos se refiere, y solo mencionaré algunos de los que tiene para este caso: emolumento, gratificación, jornal, paga, remuneración, y estipendio, que es el que más me gusta de todos. Salario quizá sea la denominación más antigua, o en su defecto, la que más historia encierra.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Industria salinera de explotación y refinado de sal gema

 

LA SAL

Dicen que la sal es el condimento más antiguo del mundo. Y es probable que también sea el único que proviene de una roca. Es uno de los elementos más habituales en cualquier cocina: tan es así que recibe el sobrenombre de común. Además de potenciar el sabor de las recetas como ninguno, es un generador de apetito del que abusan demasiadas empresas de alimentos precocinados. Y es que su consumo excesivo tiene efectos nefastos en nuestro organismo, motivo por el que se recomienda encarecidamente la reducción de su uso. A pesar de eso, la sal sigue teniendo multitud de connotaciones positivas en el lenguaje cotidiano: cuando alguien es muy divertido decimos que es muy salado. Cuando un alimento tiene poco sabor nos resulta insulso (del latín insulsus, sin sal). Bueno, durante mucho tiempo se le ha añadido sal al melón cuando resultaba algo insípido, hasta que en tiempos más recientes se decidió apostar por el jamón serrano para esos casos (os recomiendo que también combinéis el jamón con piña, da un sabor espectacular). Y quien más y quien menos habrá afirmado en algún momento que “a la vida hay que echarle sal”. Sobran las explicaciones.

Reconocemos en nuestra cultura la importancia de la sal desde tiempos inmemoriales. Ya en la época de los romanos la sal tenía un papel fundamental: el de conservación de los alimentos. En unos siglos en los que ni se soñaba con los procesos de ultracongelado, conservar los alimentos en sal era garantía de su duración. En muchas ocasiones se utilizaba para pagar el sueldo de los legionarios: de salarium viene la palabra salario, y por ende asalariado. Incluso da nombre a una importante vía de comunicación del imperio, la vía Salaria, de fue de vital importancia en el comercio con sal y en la fundación de la ciudad de Roma.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Vía Salaria - Fuente: Historia General


La sal tiene actualmente muchos más usos de los que podamos imaginar. Todos la utilizamos para cocinar, sabemos que sirve para elaborar alimentos tan ricos como las anchoas en conserva y el jamón serrano, y también hemos oído que en invierno se esparce sal en las carreteras para evitar que se formen placas de hielo. Probablemente no sepamos que también se usa como complemento en la alimentación del ganado bovino y ovino, para la elaboración de cloro y productos de limpieza, para la descalcificación de agua, para la fabricación de elementos decorativos, para tratar el cuero, y un muy largo etcétera.

 

LAS MINAS DE SAL

No, la sal no viene del supermercado. Tampoco es tan refinadita como vemos al abrir el paquete. En verdad se puede obtener por diferentes vías, tanto extrayéndola de manantiales o salares como, sobre todo, por la que cualquiera podría imaginar: la evaporación de agua de mar. Hay otra posibilidad, que será más sorprendente para quien nunca lo haya escuchado, y es en explotaciones mineras. Precisamente por ser extraída de las minas, por su brillo, su color, y por su grandísima importancia en ciertas épocas, la sal también era conocida como oro blanco.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Mina de sal en Cusco - Inka Time Tours


Se tiene constancia de que muchas de las minas de sal de España, que datan del Mioceno (hace unos veinte millones de años, anteayer como quien dice), comenzaron a ser explotadas cuando la península formaba parte del Imperio romano. Hay quien asegura que incluso antes, pero no hay suficientes datos como para poder aseverarlo. Hablamos de un producto tan valioso que, durante siglos, se ha empleado como excusa inigualable para aumentar la riqueza del reino a base de impuestos, generando monopolios locales y obligando a la población a la adquisición de una cantidad anual de sal, la consumieran o no.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Minas de sal de Wieliczka - Maravilloso reportaje en MACHBEL


La sal fue, durante siglos, una de las mayores rentas que tuvo la corona. Mediante un real decreto de 1564, Felipe II dio orden de expropiar todas las minas de sal de propiedad particular, pasando a formar parte de la corona y estableciéndose así un monopolio efectivo. Esta arrendaba los derechos de explotación, estableciéndose a las ciudades la obligación de adquirir la sal que necesitaban en minas concretas, con pena de multa si compraban a otro proveedor. A mediados del s. XIX volvieron a realizarse concesiones mineras a particulares, y a finales de siglo la corona procedió a vender en subasta todas las explotaciones de las que disponía.

 

12 de diciembre de 2020

Basta que veamos algo todos los días para que no le prestemos atención. No es exactamente el caso del objeto de este artículo, aunque sí se trata de un lugar que he visto en numerosas ocasiones desde hace años, y hasta ayer no me decidí a visitarlo de una vez. Ya que no podemos movernos de nuestra provincia de residencia, aprovechemos para visitar lugares interesantes que nos quedan a tiro de piedra. ¡Saquemos algo positivo al cierre provincial para evitar la expansión de la Covid-19!

La liberalización del mercado de la sal generó un repunte de la producción, explotándose más minas y dando lugar a numerosas empresas de diverso tamaño. Como suele ser habitual, el paso del tiempo y los diferentes éxitos empresariales propiciaron que las empresas más poderosas absorbieran a las más pequeñas, concentrándose la producción. Estas instalaciones pertenecieron a una de las compañías más potentes.

Según indican las fotografías del Instituto Geográfico Nacional, el lugar donde actualmente se encuentran estas ruinas no era más que campo a comienzos de siglo. No se tienen fotos aéreas de la zona hasta finales de los años 90, fecha en la que parece que ya estaban abandonadas. Gracias a estas imágenes podemos ver tanto el chalé de la gerencia como las piscinas de hormigón para obtener la sal por evaporación natural.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Vuelo Americano (1956-1957) - Instituto Geográfico Nacional

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Vuelo SIGPAC (1997-2003) - Instituto Geográfico Nacional

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Plan Nacional de Ortografía Aérea (2018) - Instituto Geográfico Nacional

El mineral de sal obtenido en la mina se disuelve en agua: la salmuera resultante se transporta hacia estas industrias, en cuyas piscinas se procede a la evaporación del agua, aflorando los cristales de sal sin tratar. Esta se somete a un proceso de refinado, que varía en función del uso que se le vaya a dar.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Instalaciones de refinado y almacenaje de sal

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS



En estas piscinas se evaporaba el agua de la salmuera, obteniendo cristales de sal sin refinar. 

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
A falta de salmuera, musgo

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Detalle de las piscinas de hormigón

Estoy dando por hecho que este chalé forma parte de la explotación de sal, tanto por ubicación como por estado de abandono, aunque pudiera ser que no tuviera nada que ver. Podemos pensar que sí, que se trate de la vivienda del gerente de esta industria. Estamos delante de una construcción con estética típica de los años 60 o 70, en la que podemos apreciar todos los recursos estilísticos de la época. Pudiera ser que tuviera cuatro dormitorios (uno de ellos con armario empotrado), salón, cocina, recocina y cuarto de baño. La distribución es un tanto errática para lo que estamos acostumbrados: son cosas de la época.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Me vuelven loco los chalés con esta estética

Esta casa tiene detalles que denotan que se construyó para alojar a alguien de cierta categoría: ventanas con persianas de madera de accionamiento interior, habitaciones con armario empotrado, y una enorme piscina que actualmente no podría ser construida, ya que superaría con creces el límite de profundidad establecido por ley.

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Tuberías de acero, también llamadas "de caña" o "cañerías"

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
A falta de uno, tres modelos diferentes de azulejo. Al fondo, el tan aclamado gresite

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
¡Hallazgo! ¡Un elemento sin romper!

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS

DESPOBLADOS-Y-ABANDONADOS
Una piscina de muy generosas dimensiones, y con una profundidad ilegal en la actualidad


EPÍLOGO

Nos pasa a todos: tenemos costumbre de centrarnos en objetivos que están lejos en distancia y tiempo, y nos olvidamos completamente de cosas que tenemos al lado de casa. Precisamente por eso, por tenerlas muy cerca. Total, ya iré cuando tenga un hueco. Nunca encontramos el momento, y resulta sorprendente que en muchos casos no conozcamos apenas la comarca en la que vivimos. A veces ocurre que, quien hace turismo en una ciudad, conoce más lugares interesantes que sus propios habitantes. 

En momentos como este es cuando más falta hace: volquémonos en el pequeño comercio. Visitemos nuestros pueblos y nuestras ciudades. Conozcámonos un poquito más: seguro que nos sorprendemos.

 

AGRADECIMIENTOS

  • Miguel Calvo Rebollar